Así comenzó de La Vene...

Algunas de las anécdotas más bellas e inspiradoras pueden ser encontradas en las calles de Mendoza. Como sus interminables diseños de mayólicas de los años 50 que decoraban la ciudad, y que también se encontraban en las cocinas de nuestras abuelas, cada una de ellas delicadamente grabadas.

Historias familiares que pasan de generación en generación, las que transcurrían en el bodegón de pizzas y pastas de Don Alfredo, quien en 1959 abrió sus puertas de La Veneciana. El tiempo pasó, y sus mayolicas continuaron decorando, esta vez, la famosa Trattoria creada por Alfredo hijo y Nancy.

Aún cálidas, relucen esas mayólicas, donde el pan conoció a la pasta refundando así La Veneciana.

Con el correr de los años la gente comenzó a sentir La Veneciana como parte de su familia, por lo que empezaron a llamarla La Vene. Con nostalgia, de otros tiempos, hemos recreado la mayólica de La Vene. Sus historias grabadas en las que fuimos testigos, de aquellos que alguna vez pasaron por este lugar. Nuestra filosofía es continuar con la tradición de compartir, disfrutar y celebrar la vida.